• Publicación

Estableciendo un negocio en México bajo el esquema de empresa Maquiladora pura.

Fecha: 2019/10/16

Ver PDF

Aquellas empresas que estén interesadas en abrir un negocio en México, pueden hacerlo de distintas maneras, por ejemplo: creado una entidad legal por medio de la cual puedan comercializar un producto y/o manufacturarlo para su venta en territorio nacional, sin embargo, si su intención es únicamente manufacturar un producto para posteriormente venderlo fuera del país, el establecer una empresa bajo la modalidad de empresa Maquiladora en los términos del decreto IMMEX (Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación) puede ser una opción interesante para usted.

Básicamente una empresa Maquiladora es aquella que se constituirá con el objetivo de ser una especie de centro de costos para manufacturar un producto o prestar un servicio que vaya a ser exportado posteriormente al extranjero.[1]


De esta manera, la empresa en México actuará bajo las órdenes de su empresa en el extranjero quién además le proporcionará la maquinaria y el inventario para llevar a cabo el proceso productivo. Al final, por este servicio de manufactura, la empresa en México le cobrará un servicio de maquila a su empresa en el extranjero.


A continuación, se muestra un diagrama que muestra la forma en que debe operar una empresa maquiladora en México:
Maquiladora_Mexico_Negocios-102232.png
La entidad residente en el extranjero provee a la entidad legal mexicana la maquinaria y equipo y la materia prima necesaria para llevar a cabo el proceso de manufactura en México sin tener que pagar los impuestos[2] ni el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de la importación.

La empresa en México manufactura un producto final con el inventario y la maquinaria propiedad del residente en el extranjero en base a sus instrucciones.
Por este proceso de
manufactura la empresa en México factura a la empresa en el extranjero el total de costos y gastos del proceso productivo + un mark-up determinado al 0% de IVA.

Una vez que el producto terminado ha sido concluido, la empresa en México exporta de regreso el producto a su parte relacionada en el extranjero.

La empresa en el extranjero vende el producto al consumidor final.

Los beneficios de operar en México bajo un esquema de Maquiladora son varios; a continuación, se mencionan los más importantes:

Bajo costo de manufactura y operación


-       Bajo costo de manufactura ya que la mano de obra en México es de buena calidad y a un bajo costo comparado vs otras economías mundiales[3].


-       Permitir que la empresa en México utilice los activos fijos propiedad de la empresa en el extranjero sin tener que vendérselos a la empresa mexicana ya que se establecerá un contrato de arrendamiento gratuito (en México se llama contrato de comodato).


-       Permitir que la empresa en México utilice el inventario propiedad de la empresa residente en el extranjero sin tener que vendérselo ya que el dueño sigue siendo la parte relacionada residente en el extranjero (PR RE).

Beneficios en materia del Impuesto Sobre la Renta (ISR)

-       No generación de establecimiento permanente para el residente en el extranjero. Sin un contrato de maquila, la empresa en el extranjero podría ser sujeta al pago de impuestos en México al crear un establecimiento permanente en el país toda vez que le prestará el inventario, la maquinaria y equipo de manera gratuita, sin embargo, el tener un contrato protege al residente en el extranjero de no generar una presencia fiscal en México y por ende, dicha empresa no está obligada al pago de impuestos en el país. 


-       La empresa en México determinará una utilidad fiscal mínima en base a un procedimiento denominado Safe Harbor[4] o tendrá la posibilidad de que sea menor por medio de un Acuerdo Anticipado de Precios (APA por sus siglas en inglés). El hecho de determinar una utilidad fiscal mínima permite que el pago del ISR esté controlado en comparación vs el monto de ISR que se generarían en caso de que la empresa genere utilidades muy grandes.


-       Beneficio en poder deducir al 100% los ingresos exentos pagados a sus trabajadores[5], de lo contrario la deducibilidad puede ser únicamente del 47% o 53% (dependiendo de un cálculo específico).


Beneficios en materia del Impuesto al Valor Agregado (IVA)

-       La maquinaria, equipo y el inventario que la empresa en México importe, estará exenta del pago del IVA en la importación bajo el amparo del programa IMMEX siempre y cuando se cumplan con los plazos de retorno de las mercancías.[6]


-       Los ingresos por la prestación de servicios de maquila que la empresa en México le cobrará a la empresa en el extranjero serán considerados a tasa del 0% al ser considerados actividades de exportación.


-       Plazos reducidos para obtener las devoluciones de IVA en caso de empresas Certificadas en materia de este impuesto.


-       A continuación, se muestra un cuadro resumen de otros beneficios que la empresa en México puede tener al conseguir una de las 3 certificaciones de IVA[7]:

Tabla_maquiladora_negocios_en_México-102232.png
 


Beneficios en materia de Impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS)


-       Exención del pago del IEPS, condicionado a contar con Programa IMMEX y certificación en materia de IEPS otorgado por el Servicio de Administración Tributaria. 


Beneficios en materia de comercio exterior

-       Posibilidad de importar de manera temporal[8] los bienes necesarios para ser utilizados en un proceso industrial o de servicio destinado a la elaboración, transformación o reparación de mercancías de procedencia extranjera SIN el pago del Impuesto General de Importación (IGI).


-       Trámites más agiles en aduanas.
Para que una empresa pueda establecerse como empresa maquiladora y gozar de los beneficios antes mencionados (incluidos los del IVA), deberá seguir los siguientes pasos:


Crear una empresa en México.
Firmar un Contrato de Maquila con su parte relacionada en el extranjero.
Solicitar el programa IMMEX ante la secretaría de economía.
Obtener la certificación de IVA en base a los requisitos establecidos por el SAT[9].

Una vez que la empresa en México esté establecida como empresa Maquiladora, se deberán cumplir en todo momento los siguientes requisitos:

- Cumplir con el requisito de generar ingresos por exportaciones por un menor mínimo anual de $500,000 dólares (USD) o que al menos el 90% de los ingresos anuales provengan de ingresos por exportaciones[10].

-Mantener un muy buen control de las mercancías que han sido importadas y exportadas bajo el amparo del programa IMMEX. Para esto, la empresa deberá contar con un agente aduanal que mantenga un adecuado control de dicho inventario[11].

- Cumplir con los 4 requisitos establecidos en la LISR para las empresas maquiladoras:

a)    Que las mercancías suministradas por el residente en el extranjero se sometan a un proceso de transformación
[12]o reparación, sean importadas temporalmente y se retornen al extranjero, inclusive mediante operaciones virtuales.

b)    Que la totalidad de sus ingresos por su actividad productiva, provengan exclusivamente de su operación de maquila. Se permite que la empresa en México pueda tener otros ingresos (venta de activos fijos, entre otros similares) hasta por un monto no mayor del 10% de sus ingresos de exportación.


c)     Que cuando las empresas con Programa que realicen los procesos de transformación o reparación incorporen en sus procesos productivos mercancías nacionales o extranjeras, que no sean importadas temporalmente, éstas deberán exportarse o retornarse conjuntamente con las mercancías que hubieren importado temporalmente.


d)    Que los procesos de transformación o reparación se realicen al menos con un 30% de la maquinaria y equipo propiedad del residente en el extranjero con el que las empresas con Programa tengan celebrado el contrato de maquila y siempre que no hayan sido propiedad de la empresa que realiza la operación de maquila o de otra empresa residente en México de la que sea parte relacionada.


Los aspectos más importantes a considerar antes de operar bajo un esquema de maquiladora son los siguientes:


*No se deberá vender el producto terminado en México ya que la intención es exportarlo una vez concluido el proceso productivo.


*Debes retornar las mercancías en los plazos, de lo contrario, de genera el IVA y el IGI que no se pagó originalmente en la importación.


*Se debe tener el contrato de maquila y mantenerlo ya que en caso de perderlo, se colapsaría la estructura de negocio lo que a su vez llevaría a la pérdida de la certificación de IVA y a un posible riesgo de establecimiento permanente en el país para la empresa residente en el extranjero.


*Tener un excelente control de los inventarios que están temporalmente en México por medio del anexo 24 y el anexo 31. Para esto se sugiere contratar a una persona interna de import/export que controle el inventario y/o contratar a un despacho especializado que se encargue de este proceso.La vigencia de los Programas IMMEX estará sujeta al cumplimiento con los requisitos previstos para su otorgamiento y con las obligaciones establecidas en el
*Decreto por parte del titular.


*La autorización del Programa se otorgará bajo el compromiso de realizar anualmente ventas al exterior por un valor superior a 500,000 dólares de los Estados Unidos de América, o su equivalente en moneda nacional, o bien, facturar exportaciones, cuando menos por el 10% de su facturación total.


Conclusiones


En resumen, el esquema de empresa maquiladora en México es muy atractivo para aquellas compañías en el extranjero que quieren llevar a cabo un proceso de manufactura en el país a un bajo costo y de buena calidad, sin embargo, es importante tener en cuenta que el producto final no podrá ser vendido en el país sino en el extranjero para poder operar bajo esta estructura que además aporta beneficios importantes en materia de impuestos y comercio exterior.


En JA del Rio, tenemos amplia experiencia atendiendo a varias empresas de diversos tamaños e industrias en México que operan bajo la modalidad de empresa maquiladora por lo que estaremos encantados de asesorarlo a lo largo de este proceso.


Cualquier duda o comentario, estamos a sus órdenes 


  1.  




[1] Un ejemplo de este modelo de negocio sería aquel en que una empresa armadora de carros manufacture una parte del proceso en México pero que una vez concluido, su intención sea exportarlo al extranjero para su venta.


[2] Impuesto General de Importación (IGI).


[3] El salario mínimo diario en México escila entre $100 – 180 MXN (aprox. $5 - $9 USD usando un tipo de cambio estimado de $19.5 MXN por cada USD


[4] Consiste en considerar como utilidad fiscal anual la cantidad mayor que resulte de comparar el 6.5% del total de costos y gastos vs el 6.9% del total de activos financieros.


[5] Beneficio otorgado por medio de un decreto presidencial.


[6] Condicionado a contar con Programa IMMEX y certificación en materia de IVA otorgado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).


[7] Las certificaciones de IVA pueden ser de 3 categorías: A, AA, o AAA siendo esta última la que tiene mayores requisitos pero a su vez tiene mayores beneficios.


[8] Los bienes importados temporalmente al amparo de un Programa IMMEX, podrán permanecer en territorio nacional sin tener que pagar el IGI por un periodo de 6 meses, 2 años, o la duración del Programa dependiendo del tipo de mercancía. Antes de que se concluya el plazo, los bienes deberán retornarse al extranjero de lo contrario se tendría que pagar el IGI correspondiente.


[9] En tanto no se consiga la certificación de IVA, la empresa si podrá importar mercancía bajo el régimen de importación temporal sin el pago del IGI, pero si deberá pagar el IVA en la importación. Solo hasta en el momento en que se obtenga la certificación de IVA, la empresa podrá gozar del beneficio de no pagar el IVA en la importación.


[10] Los ingresos que la empresa en México cobrará a la empresa en el extranjero por el servicio de manufactura se consideran “servicios de exportación”.


[11] Este control de inventario deberá mantenerse constantemente actualizado por medio del Anexo 24 y el anexo 31 publicados por el SAT.


[12] Se consideran como proceso de transformación, los procesos que se realicen con las mercancías consistentes en: la dilución en agua o en otras sustancias; el lavado o limpieza, incluyendo la remoción de óxido, grasa, pintura u otros recubrimientos; la aplicación de conservadores, incluyendo lubricantes, encapsulación protectora o pintura para conservación; el ajuste, limado o corte; el acondicionamiento en dosis; el empacado, reempacado, embalado o reembalado; el sometimiento a pruebas, y el marcado, etiquetado o clasificación, así como el desarrollo de un producto, excepto tratándose de marcas, avisos comerciales y nombres comerciales.